Para qué sirven las etiquetas RFID

Para qué sirven las etiquetas RFID

Las etiquetas RFID (Radio Frequency Identification) son unas etiquetas que a través de una tecnología RFID, se posibilita su lectura a distancia a través de la radiofrecuencia. De esta forma, podemos detectar esta etiqueta en algún artículos que queremos comprar  probablemente es muy frecuentes y donde se usa con naturalidad es por ejemplo en productos como la ropa, en donde podemos entrar todo tipo de información en el chip sobre la prenda  para que luego se consigua leer de forma simple y sin cables a través de una señal de radiofrecuencia a través de su  correspondiente dispositivo.

Aplicaciones de las etiquetas RFID

La escencial virtud con la que cuentan estas etiquetas, es la destacable suma de información que podemos almacenar en ellas y además la posibilidad de leerlas de forma remota, a  distancia. Por medio de estas virtudes, las configuraciones que se pueden  hacer a través de estas etiquetas prácticamente no tienen límite. Vamos a poner varios ejemplos.

Antes que nada, es muy recurrente entrar estos micro chips en los perros. Estamos hablando de una práctica que transporta haciéndose hace tiempo y a través de la nanotecnología con la que cuentan, se puede entrar de forma fácil en el cuello del animal, llevando a cabo que se consigua ubicar siempre al perro ya que guardamos información del animal como por ejemplo cosas su nombre, la raza y lo que es más importante el dueño al que forma parte.

Otro ejemplo que se puede ofrecer de estas etiquetas RFID es en un  mercado. Pongamos la situacion de que al pagar, lo clásico sería hallarnos con la recurrente cajera que pasa los productos uno a la vez a través de el código de barras. La tecnología RFID deja totalmente obsoleta a estos códigos de barra, ya que al poderse leer a distancia, realmente bien tendríamos la oportunidad de pasar el carrito por enfrente de la caja para que con únicamente una pasada, quedaran registrados todos los productos en la caja en lugar de tener que ir uno a la vez.

Diferentes tipos de RFID

Sabiendo todos estos puntos explicados, en relación a las etiquetas RFID tiene relación, conseguimos encontrar diferentes modelos, las activas, las pasivas y las semipasivas.

  • Las tarjetas RFID activas, son  aquellas que disponen de una batería que las alimenta. Son unas tarjetas algo más caras, por lo cual su uso es menos recurrente y es más circunstancial, sin embargo nos posibilita un rango de lectura  más amplio asi como tambien tienen otra inportante función de hospedaje, además de poder utilizarlas con más sensores como mas cosas como per ejemplo sensores luminoso u otro de humedad.
  • Por su parte las pasivas, son las frecuentes y se activan al reflejar las ondas que emite el lector de estas tarjetas. Son más pequeñas pero además más baratas. Todo lo citado lo compensan con una distancia de lectura menor pero al ser en su mayoría desechables, son las que de forma más recurrente conseguimos encontrar en los shoppings.
  • Por último, las semipasivas tienen una batería interna pero que únicamente se usa para proporcionar energia al microchip por lo cual su comunicación con el lector, es muy similar a las de las pasivas más allá de tener una más importante agilidad de lectura.

Al final de cuenta, en relación de la situación, conseguimos encontrar una tarjeta que nos resulte más o menos atrayente, sabiendo que la utilización de todas ellas, va a hacer mejorar  servicios de nuestro negocio.